El concepto de almohada eléctrica es relativamente nuevo, pero el principio bajo el que trabajan tiene mucho tiempo. La utilización del calor para aliviar el dolor y los espasmos musculares. De manera más rudimentaria, se puede aplicar en paños mojados o sacos térmicos rellenos de semillas que atrapan el calor.

La almohada eléctrica es muy sencilla de utilizar. ¡Simplemente hay que conectarla a un enchufe! Normalmente tienen un mando regulador de la temperatura, que nos permite adaptarlo a nuestras necesidades. Las zonas más comunes donde se coloca es en el vientre cuando hay síntomas de la menstruación, alrededor del cuello, etc. Cumplen los más altos estándares de calidad para evitar cualquier tipo de accidente, y normalmente también cuentan con sensores de autoapagado temporal.

El calor se utiliza para la relajación de los músculos, y por ello se ha extendido tanto el uso de almohadillas eléctricas. Ven a visitarnos a cualquiera de nuestras clínicas físicas. Desde Prim Clínicas Ortopédicas queremos ayudarte a elegir el mejor producto para tu caso particular. ¡Encuentra el resto de productos de ayuda diaria en nuestra página web!

Productos

almohada electrica

Terapia de calor que alivia la tensión muscular y el dolor articular. Tejido suave, transpirable y flexible. Lavable: mando de control extraíble para que la almohadilla y su funda puedan lavarse. Universal. Dimensiones adaptables a cualquier parte del cuerpo.

Referencia Dimensiones
WE-169SPD 30×40 cm