La rehabilitación física es la atención médica que se puede encontrar en tres niveles de atención a la enfermedad. El primer nivel es la Prevención, el segundo es el Diagnóstico y Tratamiento y el tercero es la Rehabilitación.

La rehabilitación física es la encargada de recuperar al máximo las capacidades del individuo que ha sufrido alguna lesión o enfermedad. Y reincorporar al paciente a sus actividades de la vida diaria. Esta rehabilitación es la trabajada con un equipo multidisciplinario. Formado por un grupo de médicos de diversas especialidades que analizan el caso clínico y determinan cuál es el mejor tratamiento para el paciente. Lo canalizan al área de terapia física y rehabilitación correspondiente. Es muy importante contar con un buen grupo de especialistas.

Rehabilitación física

Rehabilitación física: post lesión   

El proceso de la rehabilitación física de una lesión suele ser traumático para el paciente. Sobre todo, por el dolor que conlleva la lesión, y también por la carga psicológica que implican la inactividad y la incertidumbre.

Existen varios factores que atenúan tanto la frecuencia de padecer lesiones como la gravedad de estas. Por ejemplo, el buen estado físico en que se encuentra la amplia mayoría de los pacientes. No sólo les previene de lesiones, además, disminuye la severidad de estas y acelera su recuperación.

Por otro lado, aplicar el tratamiento acertado en la etapa inicial de la lesión hace que la inflamación, la inmovilidad y la pérdida de tono muscular sean menores.

También influye en gran medida, sobre todo en el caso de los pacientes, trabajar intensamente junto a tu preparador físico. Y seguir en todo momento sus recomendaciones. Por último, es básica una actitud positiva ante el proceso de recuperación. No caer en la frustración, el desánimo y el aislamiento, que no son más que estados de ánimo ralentizadores del proceso de recuperación y posibles generadores de recaídas.