presoterapia

¿Qué es la presoterapia?

La presoterapia es una terapia que se utiliza para mejorar los problemas de circulación en las extremidades.

Es un tratamiento que consiste en aplicar una presión muy controlada de manera positiva. Para que nuestro cuerpo se estimule y la circulación se reactive, obteniendo resultados beneficiosos  para nuestra salud.

La presoterapia es una técnica que mediante la compresión selectiva (y siempre desde los pies hacia arriba), busca conseguir unos efectos beneficiosos. Sobre todo en el sistema de circulación linfático. Los efectos orgánicos principales serán la reabsorción de líquidos tras la realización de un esfuerzo intenso y su conducción hacia dicho sistema linfático. Los líquidos que se reabsorben son los intersticiales (los que quedan entre célula y célula muscular). Que pueden contener sustancias perjudiciales para una correcta recuperación funcional.

Además tiene un efecto relajante por el efecto masajeador de la presión.

 

Riesgos de la presoterapia

 

Gracias a su presión muy controlada y moderada, este tratamiento es uno de los más seguros y relajantes del mercado. Aunque, si que es cierto que hay múltiples colectivos que deben abstenerse a hacérselo o que deben consultar antes con los profesionales médicos especialistas en estos casos para poder prever y prevenir posibles riesgos. Algunos de los más comunes son:

  • Problemas cardiovasculares
  • Enfermedades en la piel y posibles infecciones
  • Problemas hormonales
  • Enfermedades graves o pacientes oncológicos

 

 

Beneficios de la presoterapia

 

Hemos visto cómo la presoterapia estimula el sistema linfático generando un drenaje linfático. La presión del aire rompe en primer lugar las acumulaciones de grasa. Luego las hace circular junto al resto de líquidos retenidos y toxinas para su desecho a través del sistema linfático. Algunos de los beneficios son los siguientes:

  • La presoterapia elimina las posibles retenciones de líquido linfático y activando el sistema circulatorio, por lo que aumenta el oxígeno en la sangre y se produce una mayor nutrición de los tejidos.
  • Combate la hipertensión arterial: La eliminación de retenciones en la circulación de la linfa y la activación del sistema circulatorio ayuda a reducir la presión arterial.
  • Alivia el cansancio y la pesadez en las extremidades: Ayuda a reducir la inflamación derivada de la acumulación de líquidos.
  • Alivia el estrés: Al estimular los puntos nerviosos motores, ayuda a aliviar el estrés y la tensión, reduce los espasmos musculares y produce bienestar y relajación.