Mano TASKA - agarrado

La Mano TASKA es la primera prótesis mioeléctrica, multiarticulada y a prueba de agua del mundo. Hace unas semanas hablábamos con José Luis García (@josinhobionic en Instagram), el segundo español en tener esta prótesis. Hoy queremos compartir las historias de algunas de las más de 350 personas amputadas en todo el mundo que ya usan la Mano TASKA y, así, conocer sus sensaciones con esta prótesis tan robusta y versátil. 

Rik Walker, un brazo paralizado, una amputación y una prótesis biónica

Mano TASKA Rik WalkerUn accidente de moto cambió la vida de Rik Walker, un probador de software neozelandés que tras salirse de la carretera y chocar contra un poste de luz perdió totalmente la movilidad de su brazo derecho. Y así vivió, con un brazo paralizado, durante 15 años, hasta que tomó la que, según él, ha sido “la mejor decisión de mi vida”: la amputación.

Tras tanto tiempo acostumbrado a realizar todas las actividades de la vida diaria con un solo brazo… para Rik no fue fácil acostumbrarse a tener, de nuevo, dos brazos funcionales. Pero a las dos o tres semanas de usar su Mano TASKA, comenzó a ver cómo los movimientos se volvían intuitivos y “simplemente comencé a poder hacer las cosas”

Así, reconoce que su calidad de vida ha dado un giro de 180º desde que cuenta con la Mano TASKA. Y es que Rik a veces sufría ansiedad por la imagen que transmitía a los demás por su discapacidad. Él no se sentía cómodo ni por él mismo ni por los demás. Pero desde que tiene su prótesis cuenta cómo “me siento capaz de entablar conversaciones con la gente. Sí, se me quedan mirando, pero es diferente. Ahora sienten curiosidad por la tecnología, no tiene nada que ver con mi discapacidad”

Además, ahora no se siente “inferior” a los demás padres, algo que le pasaba antes y que le preocupaba. Dice que desde que tiene su Mano TASKA se siente “como cualquier padre, incluso a veces más ‘guay’, porque tengo una mano biónica”

En el día a día “ya ni siquiera pienso en todas las pequeñas tareas cotidianas; simplemente las hago. Ayudo en casa, preparo la cena para la familia e incluso he tenido un papel importante en la renovación de la casa”. En definitiva, la llegada de la Mano TASKA a la vida de Rik ha sido “una experiencia realmente enriquecedora”.

Bryden Zaloum, más de 30 años buscando una prótesis

El caso de Bryden Zaloum es muy distinto. Él llevaba décadas amputado y había pasado por distintos tipos de prótesis que no habían terminado de encajarle. Más de 30 años han tenido que pasar para que haya encontrado en la Mano TASKA el equilibrio perfecto entre comodidad y funcionalidad en una prótesis. 

Mano TASKA Bryden Zaloum

Tal y como él mismo cuenta, “durante los primeros 30 años tras mi amputación usé una ‘garra’ protésica de cuerpo”. Este dispositivo comenzaba con un arnés cruzado doble antes de pasar a un revestimiento de silicona que aspiraba el muñón. Aunque la garra era fuerte y fácil de usar, le provocaba una enorme tensión en la espalda, los hombros y el cuello, lo que hizo que usarla fuera insostenible. 

Tras eso pasó a utilizar una mano mioeléctrica rudimentaria, que si bien alivió sus problemas de comodidad, le trajo otros. “Esa mano era rígida, no era impermeable y su software solo funcionaba con dispositivos de Apple, por lo que yo, que utilizo Android, tenía que llevar siempre un dispositivo extra si quería ajustar la configuración o los agarres fuera de casa”. 

Con estas malas experiencias durante tanto tiempo, al final, Bryden optó por dejar de usar prótesis… Hasta que descubrió la Mano TASKA, de la que dice “simplemente no hay otra mano mioeléctrica en el mercado que pueda hacer lo que hace esta. Es impermeable y flexible, es más fuerte y cuenta con un software fácil de usar”.

Gracias a esta prótesis mioeléctrica, multiarticulada Bryden ha recuperado la capacidad para hacer tareas cotidianas, como vestirse, usar diferentes tipos de utensilios, cortar el césped o dar la mano. Todo ello ha impactado muy positivamente en su confianza y en sus relaciones sociales. Cree que la gente ya no muestra lástima o vergüenza cuando se relacionan con él, sino que tienen interés y no dudan en estrecharle la mano o hablar con él con total normalidad. 

Pero lo más importante de todo en el caso de Bryden es que usando la Mano TASKA ha dejado atrás el dolor de espalda, hombros y cuello tan debilitante que ha estado sufriendo durante décadas. Y con la libertad e independencia que le da esta prótesis biónica hasta se ha animado a restaurar un coche clásico. 

Esta prótesis ya ha cambiado la vida de más de 350 personas amputadas en todo el mundo. Si quiere conocer cómo puede la Mano TASKA cambiar su vida visite nuestra web del producto.