fractura de pie

Fractura de pie

Cuando hablamos de una fractura de pie nos podemos estar refiriendo a la planta del pie o bien a los propios dedos del pie. Este tipo de afecciones suelen ocurrir por tropiezos o caídas, aunque también son muy comunes tras accidentes de carretera. Esto último ocurre especialmente a los motoristas, que son los usuarios de la carretera más delicados, y cuyos pies van más desprotegidos y cerca del suelo.

Los síntomas son similares a los de cualquier fractura: hinchazón, dolor, aparición de hematomas, dificultad para realizar acciones con la zona afectada (en este caso esto se traduciría en imposibilidad de apoyar el pie en el suelo y de andar), etc. Pueden ser tan sólo tirones de tendón u otras afecciones que pueden parecer una fractura de pie, por ello y para asegurar el diagnóstico final los médicos suelen recurrir a técnicas como las radiografías o las tomografías.

Su tratamiento será más o menos sencillo según el diagnóstico. Para los casos menos graves, se inmoviliza la zona, siempre que los fragmentos de la rotura estén alineados y puedan recuperarse por ellos mismos. El siguiente enfoque que podría ocurrir es el de la «reducción´´, que consiste en la alineación de los fragmentos sin recurrir a la intervención quirúrgica. Esto se hace a mano por un profesional médico, que puede administrarnos relajantes musculares y analgésicos para hacerlo más fácilmente. Sólo en los casos más graves sería necesaria la intervención quirúrgica.

En Prim Clínicas Ortopédicas hacemos férulas de inmovilización 3D personalizadas, para ayudarte en la recuperación de tu fractura de pie. Estas se hacen a medida según el caso individual. Consúltanos o visita cualquiera de nuestras clínicas físicas, y te ayudaremos a tratar cualquier problema como fracturas, distensiones, etc.