Los tensiómetros son aparatos muy necesarios cuando nos vamos haciendo mayores y sufrimos de cardiopatías del corazón. En estos casos deberemos estar siempre atentos a nuestra presión arterial, para poder ver con antelación cualquier problema que podamos tener.

Actualmente los tensiómetros más comunes son los tensiómetros digitales. Estos son de fácil lectura y colocación en tu propio hogar, lo que te permite llevar tú mismo un control sin necesidad de acudir a un especialista médico o a una farmacia.

A día de hoy existen tensiómetros digitales de muchas variedades diferentes. Los más comunes son los que se colocan en el brazo, como se haría en un centro médico normal, pero también existen los de muñeca y los de dedo.

El tensiómetro mide, entre otros, dos valores: la presión sistólica y la presión diastólica. Es importante apuntar que las famosas pulseras de actividad no sustituyen a un tensiómetro, ya que estos son dispositivos mucho más simples y generalmente menos precisos, que están pensados para su uso durante actividades deportivas.

Para utilizar de manera correcta un tensiómetro digital deberás sentarte, colocar el aparato en el brazo izquierdo a la altura del corazón, ajustar el manguito bien y mantenernos en silencio durante la prueba. Si necesitamos tomarnos la tensión periódicamente, deberemos hacerlo de la misma manera para que los resultados sean lo más exactos posible.  En Prim Clínicas Ortopédicas podrás encontrar tensiómetros de brazo para todas las necesidades. ¡Visita nuestra página web o cualquiera de nuestras clínicas físicas!

, ,

¿Cómo utilizar un tensiómetro digital?

¿Qué es, para qué sirve y tipos de tensiómetro digital?

El tensiómetro digital es un dispositivo que suele emplearse en la medicina y en la física.

El tensiómetro digital tiene características diferentes ya que mide distintos tipos de tensión. En el mundo de la medicina, el tensiómetro digital se utiliza para controlar la tensión arterial. Es importante saber que la tensión arterial apunta a la reacción de las arterias ante la presión arterial.

También se denomina como esfigmomanómetro. Está compuesto por un brazalete que se le pone al paciente en el brazo, un manómetro que mide la tensión del paciente y un estetoscopio que ayuda a escuchar el intervalo entre la sístole y la diástole.

tensiómetro digital

Mediante el control de la presión arterial que se mide con un tensiómetro, una persona puede saber si sufre hipotensión o hipertensión.

Cualquier persona puede adquirir un tensiómetro para uso doméstico, pero es importante tener en cuenta ciertos puntos fundamentales para evitar una mala compra.

Contar con este producto en todo momento puede ser de gran ayuda para aquellas personas que necesiten controlar su tensión arterial con mucha frecuencia, y por ello, la calidad y las características del tensiómetro deben ser las más adecuadas.

Existen varios tipos de tensiómetros digitales, lo recomendable es comprar uno digital y automático, si la intención es usarlo en casa, facilita de forma considerable su uso. El tensiómetro digital y automático es sin lugar a dudas el dispositivo ideal para la gente. Basta con ponerse el brazalete, dar a un botón y esperar a que de los resultados en la pantalla. Dentro de esta clasificación entran también los tensiómetros de brazo, los de muñeca y los de dedo.

Cómo usar un tensiómetro digital paso a paso

La presión arterial depende de la cantidad de sangre que bombea el corazón y de la resistencia que ejercen las arterias al flujo sanguíneo.

Se mide con un tensiómetro que expresa dicha presión en milímetros de mercurio.

El tensiómetro mide dos valores:

  • La presión sistólica: Presión cuando el corazón bombea sangre.
  • La presión diastólica: Presión cuando el corazón está en reposo.

 

  1. En primer lugar, la posición adecuada es estar sentado y con la espalda recta.
  2. El dispositivo se sitúa en el brazo izquierdo para tomar la tensión.
  3. Hay que colocar el brazo a la altura del corazón.
  4. Tomar la tensión siempre en las mismas condiciones.
  5. Una vez colocado el manguito, alinear el cable con el brazo.
  6. Nos ajustamos el manguito sin apretarlo en exceso.
  7. Mantener silencio mientras hagamos la prueba.