Una silla para ducha es una de las opciones más eficaces para hacer de nuestra bañera o plato de ducha un lugar más cómodo. Sobre todo cuando nos hacemos mayores y la labor de asearse comienza a dificultarse, una silla para ducha en la que podamos colocarnos cómodamente y sentirnos más seguros en este entorno es una gran compra.

Existen multitud de tipos de sillas de ducha, desde las más sencillas que consisten en banquetas hasta las que incorporan reposabrazos y respaldo, conformando una silla completa.

Lo más común en las sillas para ducha es que estén fabricadas en materiales plásticos con agujeros en su banqueta para que el agua no se acumule. Una buena silla para ducha tiene las patas fabricadas de un material resistente y ligero como el aluminio, que permite que la silla pueda moverse de un lado a otro sin gran esfuerzo. Además, las patas reforzadas con conteras de silicona hacen que no se mueva y evitamos problemas como resbalones.

Puedes aprender más sobre sillas para ducha en nuestra página web, donde encontrarás todos los modelos de los que disponemos junto con entradas de nuestro blog acerca de la temática. Descubre todos sus beneficios con nosotros, online o acudiendo a cualquiera de nuestras clínicas físicas.

silla para ducha
,

Silla para ducha: Cuando adquirir una y sus beneficios

¿Qué es la silla para ducha y cuando adquirir una?

 

La silla para ducha está diseñada para servir de apoyo mientras la persona toma un baño, siendo ideal para ellos que por alguna razón física o de salud, se han visto incapacitado de tomar un baño por cuenta ajena o sin asistencia de alguna persona. Para eso han sido diseñadas las sillas para ducha, estas contribuyen a que asearse sea más práctico y así evitar accidentes de baño o incomodidades de algún tipo.

Es un producto que en definitiva busca cuidar la salud de las personas que las necesitan. Pero también tienen la finalidad de hacer la vida más fácil, evitando accidentes y dando comodidad en una actividad tan cotidiana como es el aseo personal.

A la hora de adquirir una silla para ducha, lo primero que debes tener en cuenta es el uso que la vas a dar. Después buscar la silla para ducha que mejor se adapte a ti. silla para ducha

Si estás buscando una silla para ducha sencilla puedes optar por un modelo sin respaldo y sin apoyabrazos, que sea muy fácil de transportar y de guardar.

Beneficios de la silla para ducha

 

Aunque te creas que este tipo de elemento está diseñado únicamente para personas mayores o discapacitados, puede también ser muy útil para cualquier persona. Aquí conocerás todos sus beneficios.

Te proporcionará mayor tranquilidad. Con ella evitarás posibles accidentes en el baño. Con esta opción este riesgo se reduce al mínimo. Están preparadas para adherirse completamente al suelo de la ducha y lograr así una mayor estabilidad.

Conseguirás más limpieza. Después de cada uso será recomendable lavarla, sobre todo si la van a utilizar diferentes personas. Por ello es importante seguir unos hábitos de limpieza adecuados que te aseguren que la silla esté en perfecto estado. Uno de sus puntos fuertes es que la puedes trasladar a cualquier parte. Tu podrás seguir tu rutina con las mismas comodidades que en casa.

No ocupa espacio. Si tu problema es que no tienes espacio suficiente, eso no será excusa. Como hemos dicho anteriormente la podrás desplazar donde desees. Si tu ducha o tu baño son pequeños y no tienes espacio para mantenerla de forma fija, no pasa nada. Después de cada uso la podrás recoger y guardarla donde mejor te venga. Evitarás que ocupe espacio innecesario.