Plantillas a medida

¿Para qué sirve el calzado ortopédico?

 

El calzado ortopédico es un tipo de calzado que ayuda a corregir los problemas que sufrimos en nuestros pies. Estos calzados nos dan un mejor soporte. Amortiguan cada paso que damos, mejoran la circulación de la sangre y mejoran la alineación de la columna vertebral.

Este tipo de calzado es usa específicamente cuando hemos identificado algún problema en nuestros pies o cuando nuestra rutina diaria provoque mucho dolor. Consultar con un especialista en este ámbito es importante para que nos recomiende la mejor opción. Hay casos en el que solo se necesita utilizar una plantilla dentro de un zapato deportivo o de uso diario y otros en el que el propio paciente debe reemplazar el calzado.

Tiempo atrás el calzado ortopédico era poco estético. Hoy en día existe una gran amplia variedad de diferentes diseños y estilos que te facilitarán a escoger el calzado ortopédico que más se ajuste a tus pies y necesidades.calzado ortopédico

¿Cuáles son los beneficios del calzado ortopédico?

 

Varios de los beneficios que te brindan este tipos de calzados son aliviar el dolor y corregir dolores de pie. Cuando se tienen pies delicados o sufres alguna lesión, este tipo de calzado resulta muy beneficioso. En Prim Clínicas Ortopédicas te hablaremos un poco más sobre los beneficios del calzado ortopédico.

A continuación, os hablaremos más detalladamente sobre sus beneficios:

Usar calzado ortopédico permite tratar problemas como pie cavo, plano, fascitis plantar, y muchos más. Estos calzados ayudan a corregir el arco, mejora el soporte y a su vez la amortiguación del pie.

Cuando se tiene alguna infección podal, es normal que existan más riesgos de padecer otros problemas como dolores en la espalda y/o articulaciones. El calzado ortopédico ayuda a prevenirlos a la vez que pisarás más cómodo. Calmarán los dolores que provoco caminar durante todo el día y evitará problemas más graves que pueden llevarte a solicitar una cirugía.

Para las personas que sufren de diabetes lo ideal sería llevar puesto este tipo de calzado. Al mejorar la circulación sanguínea esquivas lesiones inesperadas, cómo por ejemplo la aparición de úlceras. De esta forma, disminuyen las posibilidades de que los dedos o el pie sean amputados.

También ayudan a mejorar la movilidad. Los problemas en los pies muchas veces hacen que las personas sean más lentas, pero gracias al calzado ortopédico ayuda a caminar mejor.