silla de ruedas-mantenimiento

Las sillas de ruedas son un elemento de vital importancia para la vida de muchas personas. Por ello, es necesario cuidar la silla de ruedas para conseguir que esté, durante el mayor tiempo posible, en las mejores condiciones de uso.

¿Cómo hacerlo? Haciendo un mantenimiento sencillo y frecuente teniendo en cuenta estos cinco consejos:

Cuida las baterías de la silla de ruedas

batería-mantenimiento silla de ruedas

Si eres usuario de una silla de ruedas eléctrica debes de cuidar bien sus baterías haciendo cargas completas (de más de 8 horas) diarias. De esta manera prolongarás su vida útil.

Controla la presión

ruedas-mantenimiento silla de ruedas

Sigue los consejos del fabricante de tu silla de ruedas para ajustar la presión de los neumáticos. Revisa también el estado en el que están las cubiertas, controlando su posible desgaste. Haciendo todo esto conseguirás una tracción y adherencia adecuadas.

Limpia los rodamientos

limpiar rodamientos-mantenimiento silla de ruedas

Tan importantes como las ruedas son los rodamientos. Por eso, es importante revisar los de las ruedas delanteras, ya que de forma habitual acumulan suciedad en el eje. Desmóntalo y límpialo para que funcionen correctamente.

Lava los tapizados

Es fundamental mantener una correcta higiene de los tapizados de la silla, pues son las partes con las que más tiempo se está en contacto. Debes saber que tanto los tapizados como las fundas están diseñados para que puedan limpiarse en la lavadora. Solo has de tener en cuenta hacerlo a una temperatura de 30º y utilizar jabón neutro, así como no usar la secadora, pues puede deteriorarlos. Lo recomendable es lavar estas partes de la silla de ruedas una vez a la semana.

No olvides el armazón de la silla de ruedas

armazon-mantenimiento silla de ruedas

Y cuando ya tengas limpias y revisadas las ruedas y la tapicería, no olvides limpiar la estructura metálica de tu silla de ruedas. Es fácil que acumule suciedad tanto en los ejes como en distintos lugares de difícil acceso. Para limpiarla adecuadamente utiliza siempre agua y jabón neutro y, para secarla, hazlo con un paño seco. Así, evitarás la creación de óxido.

Con estos cinco consejos prácticos tendrás tu silla de ruedas a punto siempre. Pero si tienes dudas de cómo desmontar o limpiar alguna parte o de cómo extraer los textiles, en cualquiera de nuestras siete Clínicas Ortopédicas, en Madrid o Galicia, estaremos encantados de resolverlas.